PRESENTACIÓN DE LA INICIATIVA DE LEY ESTATAL PARA LA ATENCIÓN Y PROTECCIÓN A PERSONAS CON LA CONDICIÓN DEL ESPECTRO AUTISTA.


Una sociedad es más justa en cuanto se preocupa de tomar medidas para igualar a aquellas personas desprovistas de posibilidades para acceder a los beneficios del desarrollo.

Durante los siglos XIX y XX estuvieron en boga teorías y disciplinas seudocientíficas como el darwinismo social y la eugenesia, las cuales despreciaban a quienes se encontraban afectados por diversos padecimientos y enfermedades, toda vez que los consideraban subhumanos o degeneraciones raciales, lo que trajo como consecuencia los horrores de los campos de concentración nazis y los gulags soviéticos, la realización de experimentos en humanos y el genocidio.

Superados los horrores de la II Guerra Mundial, hubo necesidad de precisar un nuevo paradigma que reconociera la igualdad de todos y todas. De esa concepción es de donde proviene la Declaración Universal de los Derechos Humanos, expedida por la ONU en 1948.

El Estado Mexicano, promotor activo de los derechos fundamentales, ha hecho de la salud una prerrogativa fundamental y la muestra de dicho compromiso lo es la cobertura alcanzada en salud, la infraestructura hospitalaria, la erradicación de enfermedades como la poliomielitis y la excelencia alcanzada por nuestros médicos y científicos.

Hacer realidad el derecho a la salud constituye una tarea permanente, por lo que los representantes populares estamos obligados a aprobar todas aquellas medidas que tiendan a hacer efectiva tal prerrogativa.

Es en este sentido que se inscribe la presente iniciativa por la que se expide la Estatal para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista, misma que constituye un ejercicio de armonización respecto de las normas que sobre el particular se aprobaron el año pasado a nivel federal.

Se estima que en México la prevalencia de autismo de 1 por cada 100 nacimientos; es decir, de los 2 millones 600 mil nacimientos registrados en el año 2011, 26 mil niños tendrán un trastorno del espectro autista; aunque es de hacerse notar que no existe una sistemática investigación epidemiológica que permita precisar la cifra.

En el caso del autismo carecemos de instituciones suficientes que dediquen recursos a la prevención y mitigación de esta condición, como sí ocurre con enfermedades como el cáncer, el SIDA y la diabetes, lo que ocasiona que el costo de la atención recaiga sobre los padres de familia, quienes deben enfrentarse a los prejuicios e ignorancia de algunos de los operadores del sistema de salud.

La condición del espectro autista hasta el momento carece de normalización total, a pesar de lo cual existen tratamientos que pueden ayudar a superar algunas de las limitantes que afectan a quienes la padecen. Estos tratamientos son los que se deben poner al alcance de todos los michoacanos y tal es el objetivo que persigue la presente iniciativa.

La Ley cuya aprobación se propone tiene por objeto impulsar la plena integración e inclusión a la sociedad de las personas con la condición del espectro autista, mediante la protección de sus derechos y necesidades fundamentales que les son reconocidos en las Constituciones Federal y Estatal.

De aprobarse la ley que ahora pongo a la consideración de esta Honorable Asamblea, habremos dado un paso importantísimo en el reconocimiento y remediación de una condición sobre la que hasta ahora permanecen estereotipos e ideas que impiden su cabal comprensión.