Versión estenográfica del discurso de la Dip. Adriana Hernández Íñiguez con motivo del 87 Aniversario del PRI


img-20160305-wa0077

Es un gran honor para mí, estar el día de hoy con ustedes, celebrando con orgullo el 87 aniversario del Partido Revolucionario Institucional.
Celebrando, que nuestro partido continua aportando de manera decisiva al cambio social y al desarrollo de nuestro país.
Celebrando, que el priismo se mantiene como la principal fuerza política en México, superándose ante las coyunturas y asumiendo los retos sociales con responsabilidad y madurez.
Porque el priismo, no solo representa una afiliación política, lo sabemos todos los presentes. El priismo representa una forma de ver y entender la realidad política nacional. El priismo representa una convicción por servir a nuestro país, por construir una nación más justa y elevar los principios que sostienen la práctica de la democracia.
El priismo lo comprendemos y lo practicamos día a día con alegría, entrega, orgullo y un alto honor. Lo ejercemos con la responsabilidad de llevar los principios fundamentales a la práctica diaria, enalteciendo además, a las mujeres y hombres que por generaciones abonaron en el desarrollo de esta gran nación.
Y gracias a ese legado, existen las instituciones que garantizan la gobernabilidad y otorgan certidumbre al estado mexicano. Porque en el priismo sabemos gobernar, sabemos tomar decisiones que contribuyen al desarrollo y bienestar.
Como priistas, hemos dado buenos resultados y ejercido buenas gestiones en los tres órdenes de gobierno. Porque conocemos el noble oficio de la política y sabemos construir acuerdos con las otras fuerzas políticas. Y como oposición, sabemos ser una organización responsable, critica y comprometida.
Es por ello, que ante los panoramas adversos, nos engrandecemos al privilegiar el diálogo y el compromiso por encima de los intereses de grupo y la pugna partidaria. Porque sabemos y ejercemos con oficio la construcción de acuerdos, defendiendo en las mesas lo que resuena en las calles. Y gracias a la historia que nos dio la oportunidad de dar testimonio sobre nuestra labor como partido, es que después de doce años de ser oposición, regresamos a la máxima magistratura con nuestro compañero, el presidente Enrique Peña Nieto.
Es por ello, que como priistas y michoacanos, comprendemos la responsabilidad que la ciudadanía nos otorgó en las urnas el año pasado. Y conscientes de nuestra responsabilidad, sabemos ser una oposición firme, con argumentos y principios irrenunciables. Nos situamos desde el Congreso del Estado como una voz contundente, para garantizar que en Michoacán se gobierne con responsabilidad y transparencia. Y al mismo tiempo, desde la máxima tribuna del Estado, defendemos las causas más sensibles de los michoacanos, traduciéndolas en leyes más justas y apegadas a la realidad.
Es por ello, que en este espacio, aprovecho la oportunidad para refrendar mi orgullo y compromiso como priista, para seguir encabezando la fracción legislativa con lealtad y con honor. Porque en el priismo michoacano, queremos dejar un testimonio inmediato que nos permita recuperar la confianza y convicción ciudadanas para seguir ocupando los espacios de decisión de la entidad.
Porque como legisladores, continuamos caminando firme en cada uno de nuestros distritos para recoger y replicar la voz de la ciudadanía, para acompañar e intervenir en la realidad de miles de michoacanas y michoacanos que buscan una solución a las carencias, y porque como representantes, estamos conscientes de nuestro deber gestor y de intermediación con las instituciones.
Tenemos una gran tarea por delante. Celebrando la continuidad y legado de nuestro partido, encontraremos la fortaleza para reconquistar Michoacán gobernada por la oposición. Como priistas celebramos nuestra historia, y en ella sabemos que nuestra organización se supera y se mantiene a la vanguardia con el trabajo de los sectores, organizaciones y la militancia en general. Encabecemos esta gran tarea de hacer política, tanto en la tribuna como en las calles, en los hogares y en los espacios públicos. Dejemos sentir esta fuerza viva que es el priismo.
Celebremos un aniversario más, con entusiasmo y alegría. Refrendemos nuestras convicciones partidarias y demos muestra de lo que representa ser un priista en Michoacán, ahora y en el futuro desde donde nos encontremos.
Celebremos el liderazgo del Revolucionario Institucional y de sus militantes.
Viva el PRI.